La lechuga escarola es una variedad de lechuga muy empleada en la gastronomía por su capacidad de poder emplearse tanto en platos crudos como cocidos; cuenta con una interesante composición de valores energéticos y nutritivos, lo que la hace muy popular para su consumo.

La mejor característica que distingue a la lechuga escarola es que se trata de un tipo de hortaliza cuyo cultivo es más propicio durante el invierno, por lo que resulta ser una de las pocas alternativas de plantas para cosechar durante esta época donde predominan las bajas temperaturas.

Principales características

  • Está compuesta por un cuerpo de roseta; formado por más de 50 hojas lisas o rizadas (dependiendo de la variedad), las cuales están unidas a una nervadura central blanca.
  • Puede llegar a alcanzar hasta 50 centímetros de diámetro.
  • Presenta una variedad de colores desde el verde oscuro hasta tonos amarillos; siendo las hojas externas más oscuras y las del interior amarillas o de color blanco.
  • La escarola cuenta con un sabor agradable y se caracteriza por ser una mezcla de amargo-dulce.
  • Su cultivo es durante el invierno.
  • Puede ser utilizada en recetas crudas o cocidas.

Propiedades nutritivas

Una de las particularidades de la lechuga escarola  es que es de fácil digestión, además de ser depurativa y diurética;  por otro lado no produce gases ni hinchazón abdominal.

Igualmente, la escarola así como la espinaca, es la verdura que tiene el mayor contenido de ácido fólico muy nutritivo para los niños y mujeres embarazadas. También en su composición cuenta con vitamina C que contribuye a la producción de colágeno, glóbulos rojos y al fortalecimiento de del sistema óseo; resultando ser un potente antioxidante.

También cabe mencionar que sus contenidos de magnesio y potasio favorecen el sistema nervioso. Finalmente, la escarola es rica en betacaroteno; el cual es transformado por el organismo en vitamina A; que a su vez es beneficiosa para el cabello, las mucosas, la vista, la piel y ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Conservación

A pesar de ser un tipo de hortaliza muy resistente, la lechuga escarola una vez que se tiene en casa debes desechar cualquier envoltorio que no le permita respirar y airearse; también será necesario retirar las hojas que estén deterioradas para luego proceder a guardarlas en la nevera o en lugar muy fresco y protegido de la luz.

Otras consideraciones a tener en cuenta al momento de su conservación es que debes guardarlas sin lavar, ya que al ser lavadas no podrás guardarlas más de dos días.

Al momento de comprarlas, es recomendable escoger aquellas con hojas firmes, tiernas y frescas; otro detalle importante es que las escarolas de hojas lisas mantienen su frescura durante mucho más tiempo que las de hojas rizadas.

Un gran aliado en la cocina

Una gran ventaja que posee la escarola, es que permite su uso en combinaciones muy originales ya que puede mezclarse con todo tipo de alimentos; frutos secos, ahumados (trucha, salmón, bacalao), puede comerse cruda o puedes utilizarla en recetas cocidas tales como sopas, cremas o purés.

Exquisita recetas con lechuga escarola

Entre la variedad de verduras existentes actualmente, podemos encontrar la lechuga escarola, misma que no suele ser muy conocida, aunque muchos la consumen confundiéndola con otras variedades de este vegetal.

Para distinguirla, hay que tener en cuenta que ésta lechuga es mucho más rizada y tiene un tronco más grueso que las demás, con hojas muy verdes y dentadas dispuestas en rosetas, que varían de tonalidad entre el verde intenso, pasando por el amarillo en su zona media y blancas donde se unen al tallo.

Resulta importante indicar que sus hojas externas son las más amargas. En cambio, las de la zona interior de la lechuga escarola patentan un sabor menos fuerte.

Ensalada de escarola y espárragos

Para realizar esta exquisita preparación necesitarás contar con los siguientes ingredientes:

  • 1 lechuga escarola.
  • 1 zanahoria.
  • 12 espárragos.
  • 2 huevos.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Vinagre.

Preparación

En primer lugar, deberás lavar la escarola y picarla en trozos de tamaño medio. Luego, se procede a rallar la zanahoria encima de la lechuga troceada.

Como paso siguiente se deben hervir los huevos y cuando estés listos, proceder a quitarles la cáscara para después rebanarlos en tiras delgadas.

Finalmente, las rodajas de huevo se disponen encima de los vegetales acompañadas del aceite y el vinagre.

Como puedes notar, esta receta con lechuga escarola resulta muy sencilla de efectuar y no requiere ningún tipo de fritura. Por ello, te mostramos a continuación otra forma de preparar este vegetal, misma que implica una mayor elaboración.

Tortilla de escarola

Para realizar está suculenta y nutritiva receta, necesitarás contar con:

  • ½ lechuga.
  • Cebolla.
  • 4 claras de huevo.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.

De esta manera, podemos obtener una excelente comida con escasos ingredientes.

Preparación

Para empezar, se coloca el aceite en una sartén se pone a freír la cebolla previamente picada en trozos finos.

Una vez que esté lista, picamos con el cuchillo la escarola y la agregamos junto a la cebolla en la sartén, logrando así que ambos vegetales pierdan parte de su sabor amargo.

Acto seguido, batimos las claras de huevo en un bol y cuando tengan una consistencia homogénea se les vierte encima la cebolla y el vegetal fritos.

Luego de dejar reposar un rato, solo resta colocar a freír a fuego lento las tortillas. Éstas deben quedar con una alta cantidad de lechuga escarola crujiente y un sabor vegetal muy marcado, pero a la vez delicioso.

Ensalada de escarola, fresas y pistachos

Como los dos platillos antes descrito son salados, procedemos ahora a mostrarte ahora una alternativa donde se combina la escarola con alimentos de sabor dulce. Los ingredientes necesarios para realizar este suculento y exótico plato serán:

  • 1 lechuga.
  • 30 gramos de pistachos.
  • Una docena de fresas.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Vinagre.

El procedimiento a continuación es sencillo, pues se debe trocear la lechuga y las fresas para luego mezclarlas en un bol. Igualmente, hay que pelar los pistachos y agregarlos a los demás ingredientes.

Como punto final, se dispone de un chorrito de vinagre y aceite. De esta manera, se obtiene una ensalada que mezcla el sabor amargo de la lechuga escarola con el de otros alimentos con que dejan en el paladar un regusto mucho más dulce.

Otras alternativas para usar esta variedad de lechuga

Las tres opciones descritas muestran la capacidad de la escarola en ensaladas, comidas fritas y también bocados con un toque de dulzor. No obstante, este vegetal también puede usarse para hacer sopas o como acompañante de otras comidas como pescado o carnes blancas.

No dejes pasar la oportunidad de disfrutar de la lechuga escarola. No permitas que su sabor amargo te amilane, pues ella admite gran cantidad de combinaciones en la cocina

Se trata de un alimento consumido desde hace siglos por la humanidad, y fácil de preparar. Además, es sano y nutritivo. Sin duda, un ingrediente ideal para cualquier banquete o comida cotidiana, así que cómprala ya en el supermercado y empieza a prepararla.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.