¿Qué lechuga da menos gases?

Todo el mundo tiene una flora intestinal diferente y puede reaccionar de manera diferente a los diferentes alimentos. Experimentar el gas puede indicar que su flora intestinal ha fermentado ciertos tipos de carbohidratos, comúnmente encontrados en algunas verduras, así como frutas, legumbres y granos. La mayoría de las verduras y legumbres de color verde no causan gas, incluso en personas con síndrome de intestino irritable, aunque la tolerancia puede variar.

Causas de los gases

Algunas verduras como la col, el brócoli, la cebolla, la coliflor y los guisantes, pueden causar flatulencia. Los intestinos producen gas porque las bacterias en el colon, la parte inferior del tracto intestinal, fermentan los carbohidratos que no se digieren en el intestino delgado. Los carbohidratos que llegan sin digerir en el colon son atacados por bacterias, que están siempre presentes en el colon. El proceso de tratar de descomponerlas causa fermentación y gas. Tanto la fibra soluble como los azúcares como fructosa, sorbitol y lactosa producen gas.

El gas es causado por la deglución de aire y la descomposición de los alimentos en el tracto digestivo. Las consecuencias suelen ser eructos, sensación de hinchazón o gases pasajeros. Si se experimenta muchos gases al día e hinchazón, hacer cambios en la dieta puede ayudar.

También es el resultado de comer demasiado o comer demasiado rápido, y comer frijoles, productos lácteos y verduras de hoja como la lechuga también puede tener el mismo efecto. El gas a menudo se debe a uno o más componentes en la lechuga, pero la contaminación de alimentos o un problema digestivo subyacente son también causas potenciales.

El caso de la lechuga

La lechuga en todas sus variedades sea romana o iceberg, se pueden utilizar para preparar ensaladas saludables. En caso de experimentar gases al consumir este alimento se recomienda cocinar las hojas para facilitar su digestión. También es de gran ayuda combinar o acompañar con ingredientes que contengan grandes cantidades de proteínas y fibra. Se puede aderezar con aceite de coco, es más fácil de digerir y es más saludable que otras grasas debido a los triglicéridos de cadena media que contiene.

La lechuga que no ha sido limpiada o manejada adecuadamente puede tener contaminación bacteriana, que puede tener gas como síntoma. Lavar la lechuga a fondo antes de comerla puede ayudar a prevenir los problemas digestivos. Evitar ciertos tipos de lechuga, como iceberg y romana, también podría prevenir el gas. Busque atención médica de urgencia si tiene síntomas de contaminación bacteriana como vómitos, calambres abdominales o diarrea.

Las lechugas contienen fibra, pero no todos los tipos de fibra causan gas. Hay de dos tipos, soluble e insoluble. Los alimentos que contienen fibra soluble tienden a producir más gas que los alimentos ricos en fibra insoluble. Algunos azúcares pueden causar gas. Los alimentos que contienen fibra soluble y los azúcares que causan gas tienen un potencial adicional de producción de gas. La fibra soluble se disuelve en el agua y forma un gel que ralentiza el paso de los alimentos a través del intestino. En el caso de las lechugas, estas aportan fibra insoluble.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *