¿Por qué la lechuga se oxida?

¿Por qué la lechuga se oxida?

Al momento de cocinar y ver la lechuga negra, nos preguntamos ¿Por qué la lechuga se oxida? Y ¿Cómo podemos evitarlo?. Aunque no supone un riesgo a la salud, si es recomendable quitar las partes negras y aprovechar las partes que no estás oxidadas.

En este artículo  te diremos todo lo que necesitas saber para mantener tus verduras en buen estado y la forma perfecta de prepararlas.

¿Qué sucede con la lechuga?

¿Por qué la lechuga se oxida? La lechuga tiene en sus hojas minerales como el hierro, que al entrar en contacto con el oxígeno, se oxida y cambia a ese color negruzco que hemos visto muchas veces en ella.

Puedes evitar esta reacción remojando la lechuga en agua con azúcar o agua con limón. Al final siempre se va a oxidar, pero podemos retrasar un poco su proceso.

Cómo prepararla

La mejor forma de cortar la lechuga es con la mano. Nunca debe usarse un cuchillo para hacerlo, o en su defecto, evitarlo lo menos posible, ya que esto ocasiona que se oxide mucho más rápido y pierda sus propiedades nutritivas.

Al picarla con la mano, se evita que se rompan los conductos y los filamentos de la lechuga. Al hacerlo con un cuchillo, acabamos con los filamentos de la verdura ocasionando que se ponga negra y en mal estado.

No la guardes si la condimentas

Muchas ensaladas contienen varios condimentos como el aceite, el vinagre y la sal que ayudan a darle un sabor más placentero a la comida. A pesar de esto, es recomendable consumirla al instante y no guardarla para después, ya que se echará a perder. La sal es la más propensa a degradar las verduras.

El vinagre y el aceite no se quedan atrás; ellos contienen componentes que lavan la superficie de las hojas de la lechuga, quitándole sus ceras naturales que evitan la pérdida de la humedad. Dejan las células de la lechuga más expuestas y ayudan a que la sal incremente su proceso de oxidación.

Almacénala y cuídala

Si quieres mantener en buen estado tus lechugas, envuélvelas con papel humedecido y mételas en el refrigerador. Esto permite que absorba el exceso de agua pero sin que las hojas se deshidraten.

Si te preguntabas ¿Por qué la lechuga se oxida? Ahora ya lo sabes, y podrás cuidar las tuyas de la forma más eficiente, para consumirlas perfectamente cuando quieras. No olvides lavarlas antes de consumirlas, para quitarle cualquier suciedad o bacterias que haya podido agarrar en el mercado.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.