¿Cuál es la diferencia de la lechuga orejona y la romana?

Contenidos

La lechuga romana y la lechuga orejona, son dos tipos diferentes del mismo vegetal.

 

La diferencia más notable ente una y otra, está  constituida por las características visibles de ambas.

 

Tal característica es la forma de  hojas, que en la lechuga orejona tiende a ser de hojas muy largas que se van ensanchando las puntas y forman cogollos largos y de buen tamaño.

 

Mientrastanto, las hojas de la lechuga romana crecen uniformemente, siendo casi del mismo tamaño en la base que en la punta.

 

Por otra parte, el color verde oscuro de la lechuga orejona, es intenso y se mantiene uniforme a lo largo de la hoja.

En este sentido las hojas de la lechuga romana son igualmente de color verde fuerte, pero este tono s va a aclarando a medida que se acerca a la base.

 

En la lechuga orejona, nos encontramos con hojas de superficie rugosa  y un  nervio central muy pronunciado.

 

En la lechuga romana, vemos hojas igualmente robustas, con un nervio central grande, pero un poco más manejables y más suaves al paladar.

 

A pesar de esta diferencias, algunas personas tienden a confundirla e incluso las llaman lechuga “orejona o romana”, dando a entender que se trata de la misma variedad.

 

Esto podría sugerir que tanto en sabor, como en textura y consistencia, los dos tipos de lechuga, son muy similares, tanto, que llegan a confundir a los consumidores.

Sin embargo, quienes conocen a profundidad cada variedad, insisten en que si existen diferencias notables, por ejemplo en sabor, ya que insisten en que la lechuga orejona es de sabor más fuerte y deja un gusto un poco ácido en el paladar.

 

Aseguran también que la lechuga romana, es mucho mas suave y dulce, siendo también de sabor ácido, pero casi imperceptible.

 

En cuanto a consistencia y textura, algunos conocedores han publicado en sus blogs de gastronomía, que la lechuga orejona es más corrugada y rígida en comparación con la lechuga romana, que identifican como más manejable, pero igualmente crujiente.

 

El sabor ligeramente ácido de la lechuga romana, la hacen la variedad ideal para hacer ensaladas, mientras que el sabor fuerte de la lechuga orejona, le ha valido un sitial de honor como ingrediente preferido para sándwiches y hambuguesas.

 

Las hojas dela lechuga romana resisten mejor el calor, por lo tanto se pueden usar con confianza para preparar recetas como los chiken wraps, que se llevan al horno una vez que están armados.

 

Por su lado, la lechuga orejona, funciona bien cruda en platos ligeros y frescos, que se consumen durante los calurosos días del verano.

 

En todo caso, si asumes que son tipos de lechuga diferentes o por el contrario los confundes y crees que son uno solo, el punto es que puedes incluirlas en una variedad bastante extensa de recetas,  pues se trata de uno de los  alimentos   más amigables debido a su fresco sabor y fácil combinación con otros sabores.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.