Para muchos, esta es una de las lechugas favoritas alrededor del mundo, pareciera la más famosa, su forma la hace parecerse mucho al repollo (col) y es una de las lechugas que más rinde una vez preparada en ensaladas o cualquier otro tipo de comida.

A pesar de que la lechuga iceberg es muy famosa, su existencia en las mesas como “la favorita” es contradictoria, porque es una de las lechuga que menos aporta con la salud y el cuerpo humano.

Nombre científico

Lactuca Sativa, variedad capitata.

Características

 Su forma es redondeada, sus hojas forman una bola alrededor del tallo y se contraen una contra otra de forma natural. Su textura es entre lisa y rugosa pero además es crujiente cuando comenzamos a morder.

Es una de las favoritas de cocineros y chefs para añadir elementos a las ensaladas pero no quiere quitarse el protagonismo a otro ingrediente.

Propiedades y beneficios

Es muy sabido que las lechugas iceberg son las que menos nutrientes aportan de sus hermanas pero, esto no quieren decir que no proporcionen nutrientes y beneficios, por lo contrario, solo nos indica que están presente pero en niveles menores.

Las hojas verdes de cualquier vegetal son un indicativo de que estas tienen una buena proporción de fibra, vitaminas, minerales, hierro y algunas, hierro. Estos mismos beneficios los encontramos en la lechuga iceberg, así que no te preocupes de perder nutrientes cuando la comes porque sin duda alguna estás ingiriendo un vegetal amigable con tu cuerpo y realmente saludable.

Calorias

14 calorías por 100 gramos

Cultivo

Como todas las lechugas, la siembra de esta variedad es bastante simple y sencillo. Puedes hacerlo a través de semilleros para más tarde trasplantar o directamente al suelo. Lo más recomendable es que se haga en el semillero para todas las lechugas y luego trasplantar.

La plantación de lechugas iceberg debe realizarse en hileras de 30 cm de distancia entre cada una y las plantas deben separarse entre 25 y 30 cm.

Es importante que, tanto las semillas como las plantas reciban luz para un buen desarrollo, la tierra debe estar finamente preparada. Recuerda que al momento de comprar semillas o hacer pedidos por Internet, debes hacerlo desde un sitio confiable, debido a que las semillas viejas no germinan.

Puedes preservar  las semillas de una estación a otra si la dejas en el refrigerador, pero asegúrate de que esté dentro de un envase completamente sellado. Este método funciona si guardas la semilla para sembrarla en otoño.

La semilla de lechuga no resiste un almacenamiento prolongado y es recomendable obtener nueva semilla cada primavera. Guarde la semilla para sembrar en otoño en un envase sellado en el refrigerador.

Un punto importante que debes tomar en cuenta es el riego, este debe tener al menos 2 riegos por semana para que las hojas se desarrollen, pero no olvides riegos frecuentes para humedecer la tierra y refrescar las hojas.

No te sobrepases, porque cuando riegas demasiado el suelo puede desarrollar enfermedades dañinas para la planta y pasar a tener un crecimiento lento o quemaduras en los margenes de las hojas.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.