Cuando y para qué se atan las escarolas

Las escarolas son tan fáciles de cultivar como la lechuga Se puede cosechar escarola en cualquier temporada y en cualquier lugar sea huerto, jardín o en una maceta. Existen dos tipos de escarola: el eremita bátava o escarola de grandes hojas anchas. El de hojas rizadas con una roseta de hojas delicadamente serradas, se utilizan para el cultivo de verano, los tipos de hoja ancha son robustos y son útiles para el cultivo de invierno.

Los métodos de cultivo son muy similares a los de la lechuga. Como con todas las legumbres verdes, el crecimiento continuo y rápido es la clave para producir un producto de calidad. Con este fin se puede controlar el tiempo de siembra, la cantidad de riego y el grado de fertilidad del suelo. Al igual que la lechuga, las escarolas requieren solo fertilidad moderada del suelo. Escarola toma ocho o más semanas para alcanzar la madurez tras el trasplante, aproximadamente el mismo tiempo que el hinojo, por lo que a menudo se cultivan en otoño.

Cuando se deben atar las escarolas

Para cuando se quiere tener un efecto blanqueado y no unicolor en las hojas se realiza un procedimiento que suele llamarse blanqueo. Es una técnica simple y produce en la planta un color entre amarillo y blanco brillante, lo más importante es que la planta se vuelve menos amarga y visualmente irresistible. Algunas variedades se auto-blanquean, significa que crecen de manera menos abierta, a medida que crecen sus hojas interiores están naturalmente protegidas de la luz solar.

Realizar este proceso es muy fácil, cinco días antes de la cosecha, cuando está muy cerca de crecer completamente pero sigue creciendo vigorosamente, hay que tomar todas las hojas juntas y colocar bandas de goma ancha o una cuerda resistente alrededor de la planta para blanquear el centro. El nuevo crecimiento que se produce mientras la planta está atado y protegido del sol será visible a los dos días.

Por cuánto tiempo se deben mantener atadas las escarolas

El tiempo en que una planta está atada puede tener que ser aumentado si la planta está creciendo lentamente. Es importante recordar que los climas fríos pueden retrasar el crecimiento. Si la planta es sometida a temperaturas altas, ésta tendrá un sabor más amargo, aunque las de hojas rizadas toleran bien el calor. Es imprescindible regar quincenalmente en la época de verano y si es posible utilizar aspersores para enfriar las plantas en climas calurosos. Los cuidados son similares al del cultivo de la lechuga.

Asegúrese de que las hojas están secas (hojas húmedas son propensas a pudrirse) y atarlos flojamente con rafia o cuerda suave. En las épocas calurosas el blanqueo puede tomar de 10 a 14 días. Un método alternativo es colocar un recipiente o balde de 1 galón sobre la planta cinco días antes de la cosecha. Para cosechar, simplemente cortar la planta al nivel del suelo, retirar cualquier hoja dañada externa, se procede a lavar y listo. Es bueno separar las hojas internas y más tiernas para el uso en ensaladas, guardando las hojas exteriores para cocinar.

Por favor, ayúdanos a que esta información sobre las lechugas llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *